9/14/2006

a la mierda con el show, yo amo a mi mamá

después de la derrota 0-3 con brasil, un periodista le preguntó al coco basile: ¿por qué lo sigue poniendo al capitán frío?
-porque a mí me gusta riquelme, contestó el coco, caliente, y solamente le faltó agregar “¿qué pasa? ¿hay algún problema?

a mí también me gusta riquelme y no solo eso, me encanta que riquelme renuncie a la selección por su mamá, porque ama a su mamá.

muchos van a decir que es un pelotudo grandote para andar mameando; dirán que ya se sabe que ser futbolista famoso expone a las personas a la opinión masiva y que no por eso hay que llorar; dirán todo lo que tengan que decir para justificar que el show debe continuar.
pero juan román se caga en que el show continúe: -yo lo tengo muy claro: primero que nada está mi familia y especialmente mi vieja, que es lo más grande que tengo en la vida y la quiero tener el mayor tiempo posible.
y el show mediático a la concha de la madre de los dueños y vasallos del show.

y la gilada que habla y vive de hablar, seguirá hablando. y se llenarán la boca de juan román porque ellos viven de hablar de los demás. su vida no es su vida, su vida es referirse a otros.
son los críticos, los parásitos que se esconden atrás de un escritorio y hablan y hablan. y están seguros que su vida tiene sentido porque hablan y les pagan por hablar. pero sus vidas de voyeur no valen un pedo (especialmente si no les dan de comer los hacedores).


y vuelvo al mundial. la mayoría de las críticas cayeron sobre juan román, pero el verdadero cagón, el verdadero traidor a sí mismo fue pekerman. el tipo se rindió el día que lo sacó a juan román de la cancha contra alemania. renunció a lo que él mismo creía. se entregó.
lo de pekerman fue muy poco menos que hacerlo responsable de no poder ganar el partido. y juan román ni una puteada, ni un gesto fuera de lugar, ningún desplante, ninguna histeria.

“que digan lo que quieran, a mí nadie me va a quitar la alegría de haber jugado un mundial, que es la máxima aspiración de un jugador, ni la alegría de mi viejo de haberme visto jugar el mundial”, dijo juan román.

hablando de fútbol, pekerman es un cagón y juan román, un señor.

yo también amo a mi mamá (más que al fútbol, que no es poco decir).

2 comentarios:

viruta dijo...

muy dulce lo suyo. congratuleiyon de mami conmovida.

tocomocho dijo...

buaaaaaaaaaaaaaaa buaaaaaaaaaaaaaa snif snif buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
grande viruta, qué hacé, tre vece qué hacé.
y siga taconeando, que su paso, el de una embajadora de lo nuestro, ha engalanado esta desolación.
reverencias en dos por cuatro