11/23/2005

Rol de cornudos, por Camilo José Cela

Hace muchos años (bueno, no tantos) leí un librito desopilante escrito por Charles Fourier donde desmenuzaba las variantes de cornudos que veía a su alrededor, esto fue antes de 1835 cuando a Charles se le ocurrió morir.
Hoy encontre un libro de Camilo José Cela que se llama Rol de cornudos y algunos fragmentos compartiremos.

"Partiendo del axioma de que jamás hubo un mamífero vertebrado superior sin cuernos, me permito ofrecer al cornudo y paciente lector este trabajito sin más mérito que el de su orden y buena voluntad".
"Hoy -y a consecuencia de la lucha planteada por la mujer en pro de la justa reivindicación de sus derechos- quizá pueda empezarse a contemplar la posibilidad de que también pudiera haber cornudas".

cornudo adorado: Dícese que, en el entierro de una dama, figuraban en el cortejo fúnebre su marido y su amante; éste daba tales muestras de desconsuelo que aquel, tomándolo del brazo, le dijo: -No te pongas así; mantén la calma, lo más probable es que me case otra vez.

cornudo al ajedrez o recíproco: el que es engañado por su mujer con el marido de su amante. Dícese que, estando Juan en la cama de María Francisca, sonó el teléfono que ella tenía en la mesa de noche; lo descolgó y, tras haber hablado, explicó al amante: -Nada, es Pedro, que me dice que no lo espere, que se queda a cenar contigo.

cornudo angélico: el que al encontrarse a su mujer en la cama con un vecino, lo atribuye a falta de calefacción.

cornudo bromista: el que, ignorante de su propia circunstancia, bromea sobre los cuernos del prójimo.

cornudo buen vividor: es el cornudo optimista de Fourier. El que lo ve todo, o finge verlo, de color de rosa, pero siempre a cambio de algo. Dícese que una mujer casada con un humilde empleado, le pegaba los tarros para ayudarle a sacar adelante la familia. Trataba muy bien al marido y trataba de servirle manjares tan selectos como inadecuados a su posición -caviar iraní, paté de Estrasburgo, faisán trufado, etc.-. Todo ello regado copiosamente con los mejores vinos. Un día, extrañada de que el marido no encontrase raro tanto lujo y derroche, pensó: -Voy a darle un escarmiento, para que al menos sepa quién trae el dinero a casa; cuando llegue a comer, le pondré delante lo que le corresponde con arreglo a su sueldo.
Cuando el marido llegó, derrochando simpatía como siempre, dijo a la esposa: -Petrita, ¿qué le vas a dar de comer hoy a tu maridito?
La esposa le sacó una pescadilla frita y medio tomate y el marido, hecho un basilisco, pegó un puñetazo en la mesa y rugió: -¡Petra! ¿Tú crees que esto es comida para un cornudo?

Fragmentos de Rol de cornudos, Camilo José Cela, 1976, editado por Seix Barral.

1 comentario:

El Thoso dijo...

Voy a ver si lo consigo, ahora... me imagino que no se necesitan estadisticas para saber que el "bromista" es el mas tendencioso.
un saludo muy buen blog.
te invito al mio, http://buscasalida.blogspot.com